Menu

Mayo, el mes en que María resplandece

María Santísima de los Dolores / Trekant Media

Llegamos a mayo. El mes de las flores. El mes de la Santísima Madre de Dios. En este mes celebramos su infinita alegría por saber que su Hijo se levantó de entre los muertos, volvió a la Vida y subió al cielo para estar al lado de Dios Padre Todopoderoso, donde María será coronada como Reina y Madre de todos los cristianos.

Por esta razón, la Iglesia ha consagrado desde tiempo antiguo todo el mes de mayo a la Virgen. Sirva como ejemplo que el Papa Pío VII, por Rescripto de 21 de marzo de 1815, concedió indulgencia plenaria, aplicables a las almas del Purgatorio, a los fieles católicos, que, todos los días de mayo, honren especialmente a la Santísima Virgen, ya sea en público o en privado, mediante homenajes, ejercicios piadosos o actos de virtud.

Fieles a estos treinta y un días de recuerdo y oración a Nuestra Madre, desde el pasado viernes María Santísima de los Dolores luce bellísima y reluciente vestida enteramente de blanco, color litúrgico propio de la Pascua de Resurrección. Se presenta vestida de forma relajada, con el mínimo de bordado y joyería, a fin de que la vista de los fieles no se distraiga lo más mínimo de su dulce mirada.

Medallón con la Santa Cruz de Jerusalén / Trekant Media  Broche donado por la Cofradía de Expiración / Trekant Media

Algunos detalles rompen levemente con esta estética de discreción: el clásico puñal que traspasa el corazón de la Virgen, símbolo permanente de los Dolores de María, un medallón con la Santa Cruz de Jerusalén, que es donación de un hermano, y la insignia de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Expiración y María Santísima de la Victoria, que con tanta ilusión recibiéramos el pasado Viernes de Dolores. 

Así de hermosa y refulgente se presentó la Virgen de los Dolores a sus fieles el pasado viernes y así nos recibirá los cuatro viernes del mes de mayo, hasta que los tiempos litúrgicos o las disposiciones de Mayordomía dispongan un nuevo cambio estético, siempre orientado a hacer auténtica catequesis visual. Porque vestir a Nuestros Titulares es una poderosísima forma visual de enseñarnos a querer a Jesucristo y a su Bendita Madre.

María Santísima de los Dolores y Nuestro Padre Jesús Nazareno / Trekant Media




Comparte esta información:

Casa Hermandad

Inmemorial, Venerable, Pontificia y Real Cofradía de Penitencia de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz de Jerusalén, María Santísima de los Dolores y Santa María Magdalena

Capilla de Jesús Nazareno
C/ Santa María s/n
11.005  Cádiz (CÁDIZ)

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook