Nazareno de Santa María - Cádiz - Web Oficial

Bienvenidos a la Web Oficial de la Cofradía del Nazareno de Cádiz
A PESTE NOS CURAT

Santa Cruz de Jerusalén

 

   

El día 14 de septiembre se conmemorará anualmente la Festividad de la Santa Cruz

(artículo 7º i “De los Cultos”, Estatutos de nuestra Hermandad).

 

La Santa Cruz de Jerusalén forma parte del título de la Hermandad del Nazareno de Cádiz, al igual que ocurre con la mayoría de las hermandades que tienen algún tipo de vinculación con la Cofradía de los nazarenos de Sevilla (vulgo del Silencio). Este nexo de unión con la más antigua de las hermandades hispalenses existe desde la fundación de nuestra corporación.




Origen de la Santa Cruz de Jerusalén

 
La Santa Cruz de Jerusalén, a la que también se le conoce como Cruz de Tierra Santa o de los Cruzados, está compuesta por una gran cruz griega central que se rodea por otras cuatro cruces del mismo tipo en menor tamaño.
 
El origen de esta Cruz se remonta a la época medieval cuando Godofredo de Bouillon, protector del Santo Sepulcro, comenzó a utilizarla como emblema de la Orden de Caballería del Santo Sepulcro de Jerusalén. Más tarde también se incorporaría este símbolo a la heráldica de los cruzados. En la actualidad la Orden del Santo Entierro continúa existiendo como organización dedicada fundamentalmente a obras de caridad.
 
El color rojo de la Cruz de Jerusalén de nuestra Hermandad es el que se otorgaba a los cruzados españoles, ya que según la nación de procedencia de éstos se utilizaba el emblema en colores diferentes (como por ejemplo blanco para los franceses, azul oscuro para los italianos o negro en el caso de los alemanes, entre otros).


 



La Santa Cruz de Jerusalén y su simbología

 

El simbolismo de la Cruz de Jerusalén es muy variado y presenta múltiples interpretaciones. Así, las cinco cruces representan las Sagradas Cinco Llagas de Nuestro Señor Jesucristo. Por otro lado otras versiones defienden la teoría de que la Cruz central representa a la ley del Antiguo Testamento.
 
Otros estudios han interpretado la Cruz central como símbolo de Jesucristo, representando las restantes cruces más pequeñas alrededor de la primera la labor evangélica de la Iglesia, ya que las cuatro cruces se corresponderían con los cuatro Evangelios que se difunden por los cuatro puntos cardinales de la Tierra, teniendo su origen en Jerusalén.