Nazareno de Santa María - Cádiz - Web Oficial

Bienvenidos a la Web Oficial de la Cofradía del Nazareno de Cádiz
A PESTE NOS CURAT

Capilla del Nazareno

 

   

  La Capilla del Nazareno, que se encuentra adosada a la Iglesia del Convento de Santa María, se construyó entre los años 1.616 y 1.617 según planos de Alonso de Vandelvira. Contiene un destacado catálogo de obras de arte entre las que se encuentran nuestras Sagradas Imágenes Titulares, el retablo mayor y los laterales, un valioso zócalo de azulejos holandeses y una bellísima pila de agua bendita.


HORARIO DE APERTURA:

- En verano (desde el tercer viernes de junio hasta el segundo viernes de septiembre): VIERNES de 9:00 a 14:00 y de 18:00 a 22:00 horas.

- Resto del año: VIERNES de 8:00 a 14:00 y de 17:00 a 22:00 horas.


 

Traslado de la Hermandad a Santa María y construcción de la Capilla del Nazareno

El 4 de agosto de 1.616 se firmó el protocolo notarial por el que la Cofradía de Jesús Nazareno establecía su sede en el Convento, lo que supuso un importante impulso para la configuración del Templo tal como hoy lo conocemos, ya que la Cofradía decidió ese mismo año comenzar las obras de su propia Capilla. Para tal fin se aprovecharon unos terrenos cedidos por las religiosas concepcionistas franciscanas, que se correspondían con el anterior compás de Santa María.
 
Los trabajos fueron ejecutados siguiendo los planos diseñados por el arquitecto Alonso de
Vandelvira, y se prolongaron por un tiempo de seis meses. Como resultado se obtuvo una construcción compuesta por dos secciones, ambas de planta cuadrada. La primera sección contiene la Capilla propiamente dicha, mientras que la segunda de ellas se corresponde con el tramo de tránsito hacia la Iglesia. En dicho tramo se construyó la puerta de acceso a la sacristía de la Capilla, sobre la que se encuentra el coro de las monjas, cubierto hoy por una tribuna de estilo rococó.
 

 



El milagro de la peste, semilla de la ampliación de la Capilla

 

A finales del siglo XVII la ciudad sufrió los efectos de una grave epidemia de peste. Se cuenta que la noche del 22 de julio de 1.681 ocurrió un milagro: Nuestro Padre Jesús Nazareno abandonó su retablo para visitar los hospitales de la ciudad y redimir a los enfermos, llegando hasta el antiguo Hospital Real. Dicho día se dio por extinguida la epidemia. A raíz de estos milagrosos hechos se nombró a Santa María Magdalena Protectora de la Ciudad de Cádiz, debido a que se vio caminar a la Santa junto al Nazareno y, además, este acontecimiento tuvo lugar el día de su festividad.
 
El aumento de la devoción al Nazareno hizo que la Cofradía se planteara la ejecución de una ampliación de la Capilla, que finalmente se llevaría a cabo entre los años 1.688 y 1.690. Como resultado de la misma se modificó la estructura tanto interior como exterior del edificio. En lo que respecta al interior, se añadió un nuevo tramo rectangular sobre el que actualmente se sitúa el altar mayor, mientras que de cara al exterior se dotó a la Capilla de su puerta lateral.


 



El exterior de la Capilla

 

La puerta de la Capilla del Nazareno se construyó debido a la necesidad de la Hermandad de contar con un acceso propio, ya que el número de fieles que visitaban al Nazareno era cada vez mayor. Pocos datos se conocen del primitivo aspecto de la portada, que ha sido sometida a varias modificaciones. Su apariencia actual proviene de una reforma llevada a cabo en 1.917, cuando se agrandó la puerta y se colocaron sobre ella los azulejos que reproducen la efigie de Jesús Nazareno.
 
A la derecha de la portada podemos observar un mosaico de azulejos de gran tamaño que reproduce la Imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno cargando sobre sus hombros su cruz procesional de carey y plata. Fue colocado el 22 de julio de 1.986, día de Santa María Magdalena. Es obra de Antonio Hermosilla Caro, siendo confeccionado en los talleres de Mensaque Rodríguez y Cía.



        






Retablo mayor y retablos laterales

 
Aprovechando la necesidad de reparar los daños producidos en la Capilla por el maremoto de 1.755, un año más tarde se decide la realización de un nuevo retablo, así como del camarín para Nuestro Padre Jesús Nazareno.
 
El retablo mayor fue realizado por el tallista ubriqueño Gonzalo de Pomar en madera tallada y dorada, siguiendo el nuevo gusto rococó. Consta de un único cuerpo dividido en tres calles y ático, y está presidido por Nuestro Padre Jesús Nazareno, situándose a ambos lados las Imágenes de María Santísima de los Dolores y San Juan Evangelista. La zona central del retablo se encuentra ocupada por un manifestador de bella factura. En los laterales del ático se disponen ambas representaciones iconográficas de San Pedro y la Santa Mujer Verónica, situándose en la zona central del mismo un relieve del Descendimiento de Nuestro Señor de la Santa Cruz. Corona el conjunto un busto del Padre Eterno.
 
Asimismo, la Capilla cuenta con dos pequeños y bellos retablos laterales realizados por Julián Ximénez en 1.759, también en estilo rococó. El del lado de la Epístola está dedicado a San José con el Niño Jesús de la mano, mientras que el situado en el lado del Evangelio alberga la Imagen de Santa María Magdalena. Este último retablo se encuentra rematado por un curioso relieve que representa el escudo de la Ciudad de Cádiz, figurando en el mismo la imagen de Hércules (mitológico fundador de la ciudad) en posición de caída, en recuerdo de la grave epidemia de peste que asoló la ciudad y en cuya erradicación intervino Santa María Magdalena.


        
       

 
 



Otros tesoros de la Capilla: zócalo cerámico y pila de agua bendita

 
La Capilla cuenta con un magnífico zócalo de azulejos holandeses de Delft realizados entre los años 1.670 y 1.679. Éstos fueron donados por los hermanos Zúcar, de nacionalidad armenia pero establecidos en Cádiz. Cada azulejo alberga un círculo central que contiene una escena pintada, bien en color violeta o en azul, representando diversos motivos como pasajes bíblicos, retratos e inscripciones conmemorativas. Su variedad, originalidad y ejecución son dignas de una detallada contemplación.
 
La pila de agua bendita también fue donada a la Capilla por el armenio David Zúcar. Está realizada en mármol blanco genovés y data de 1.670. La pila se encuentra apoyada sobre la cabeza de un bello ángel mancebo, que a su vez la sujeta con ambas manos. Sobre la misma encontramos un relieve con la Imagen de Jesús Nazareno y una inscripción en armenio recordatoria de la donación de la pieza.
 

        

 

La Capilla del Nazareno cada viernes, un mar de devoción en Santa María


Pese al indudable valor arquitectónico e histórico de nuestra Capilla, todo no puede quedarse únicamente en los componentes artísticos y pasados de nuestro Templo… En la actualidad la Capilla del Nazareno es un centro vivo, abierto a todo aquel que quiera acercarse a conocerla todos los viernes del año, cuando nuestras Sagradas Imágenes Titulares reciben la veneración y afecto de sus numerosos fieles y devotos. Que Nuestro Padre Jesús Nazareno y su Madre de los Dolores bendigan a todos ellos, escuchen sus súplicas y les concedan los favores solicitados.

 

Sede Canónica

Capilla del Nazareno
Convento de Santa María